Formas de pasar el invierno con energía y defensas altas

Formas de pasar el invierno con energía y defensas altas

 

Ya sabes que es necesario mantener una alimentación balanceada durante todo el año. Sin embargo, las bajas temperaturas que caracterizan la época de invierno obligan a prestar más atención a lo que comes.

En este periodo del año deberías hacer especial énfasis en el consumo de ciertas vitaminas para fortalecer el sistema inmune. Así evitarás el ataque de algunas condiciones de salud predominantes en la época de frío. Por ejemplo, los virus que afectan el sistema respiratorio.

Para que la respuesta inmunitaria de tu organismo sea contundente ante los agentes patógenos de invierno, es importante mantener bajo control el estrés, limitar el consumo de alcohol, realizar ejercicios con frecuencia y consumir la dosis diaria de nutrientes, minerales y vitaminas imprescindibles para el buen funcionamiento del organismo.

Para que pases en invierno con las defensas altas y con mucha energía, te revelamos cuáles vitaminas debes consumir en esta época del año.

 

  • Vitamina A

Este antioxidante natural ayuda a proteger las mucosas. También contribuye a regular la producción y la actividad de las células necesarias para evitar que los virus y bacterias irrumpan en tu organismo haciendo estragos. A estas células se les conoce como linfocitos T. El consumo recomendado aproximado de Vitamina A es de 1 mg. Puedes obtenerlo de alimentos como el atún, los huevos, el brócoli y las verduras de hojas verdes, entre otros.

  • Complejo B

El complejo B abarca las vitaminas: B1 (tiamina), B2 (riboflavina), B3 (niacina), B5 (ácido pantoténico), B6, B7 (biotina), B12 y el ácido fólico. Estas vitaminas coadyuvan con el proceso que hace tu cuerpo para obtener energía de la comida que consumes. También pueden ayudarte a estar motivado. Las personas con déficit del complejo B están expuestas a patologías como la fatiga crónica y la depresión.

Lleva una dieta rica en vitaminas del Complejo B. Come proteínas como pescado, pollo, carne de res, huevos y productos lácteos. Los vegetales de hojas verdes, frijoles y judías también las contienen. Asegúrate de consumir el requerimiento diario a través de las capsulas B- Complex de Nutrazul

  • Vitamina C

La vitamina C no previene los resfriados, pero sí disminuye la duración de las infecciones de las vías respiratorias. Según la Clínica Mayo, esta aliada del sistema inmune es vital para los procesos de curación de cuerpo y, por ser un antioxidante, protege las células contra los radicales libres.

La vitamina C se encuentra en frutas cítricas como la naranja o las fresas. También puedes encontrarla en la espinaca y en el brócoli. Igualmente está disponible en suplementos orales que facilitan su ingesta como la Vitamina C efervescente 

  • Vitamina D

La vitamina D son dos compuestos liposolubles; la vitamina D3 o colecalciferol y la vitamina D2 o ergocalciferol. Su función en el organismo es compleja. Su deficiencia está asociada a diversos problemas de salud. En invierno la cantidad y la calidad de radiación solar es menor y esto podría ser un problema para la obtener Vitamina D. Por eso, sobre todo en épocas de frío, es necesario recurrir a fuentes dietéticas que a contengan como pescados azules y sus aceites, el hígado de vaca, los productos lácteos y la yema de huevo.

  • Vitamina E

La vitamina es rica en antioxidantes. Contribuye a fortalecer el sistema inmune y a retrasar el proceso de envejecimiento. Hallarás este nutriente en los frutos secos, los aceites vegetales, sobe todo el aceite de oliva. Asimismo, la vitamina E está disponible en comprimidos.

Todas las formas de pasar el invierno con energía y defensas altas incluyen prestar atención a la alimentación y reforzar el consumo de vitaminas. Así podrás disfrutar de esta periodo del año sin desacelerar tu ritmo de vida.

 

 35 Visitas Totales de este artículo,  1 Visitas Hoy