Las mejores ideas de outfit otoño invierno para niños

Las mejores ideas de outfit otoño invierno para niños

 

Independientemente de la época del año que sea, los niños cambian su guardarropa casi tanto como cambia la moda. Y en los meses de frío hay que tener en cuenta, además del buen vestir, el material de la ropa que le compramos. Además, es muy importante escoger ropa adecuada para varias ocasiones, como ir al parque, a la escuela o para salir.

 

Colores que puedes combinar

Algo que a veces pasamos por alto a la hora de vestir a nuestros peques es su color de piel. A los niños de piel más clara les vienen bien los colores oscuros (negro, azul oscuro y gris), aunque el rojo, el verde y el azul eléctrico también le sentarán de maravilla. Los peques con piel de color intermedio pueden usar una gama más amplia de colores, sobre todo los distintos tonos marrones, beige y rosas. Para aquellos con una piel más oscura son ideales los colores intermedios como el lila y el amarillo, aunque también pueden usar el blanco y algunos tonos de rojo y azul. En estos meses de otoño e invierno destacan sobre todo los colores naranja, amarillo, marrón, blanco y azul (en diferentes tonalidades). Por lo que combinar estos matices en los outfits diarios será lo más acertado. Los abrigos para niña y niño suelen combinarse con las prendas que se van a usar. No importa si son de franela, polar, poliéster, sintético o de pelo, si no que cumpla con su función de aislante térmico. Pueden ser de un solo color o una combinación de dos o más colores iguales o semejantes a los que trae en su ropa. Tanto los abrigos para niña como los de niño pueden traer adicionada una capucha, algunos incluso puedes encontrarlos a juegos con los guantes, gorros y bufanda.

 

¿Cómo vestir a los niños en los meses de frío?

Para esta época es recomendable vestir a los peques por capas (como una cebolla). Generalmente se suelen usar, como mínimo, de dos a tres capas, dependiendo de la temperatura en el momento de salir. La primera debe ajustarse al cuerpo del niño como si fuera una segunda piel. Lo ideal es que la tela sea de un material muy ligero y transpirable y, de ser posible, ponle ropa interior térmica. Eso sí, evita que las prendas limiten sus movimientos para que no se sientan incómodos. La segunda capa de ropa le permitirá mantener el calor, por lo tanto utiliza prendas de lana (jersey de punto), buzos o un abrigo polar. La tercera capa conviene que sea una talla más que la que usa tu peque, así quedará más holgada y se moverás sin problemas. Lo ideal es que sea de un material que los proteja del viento y la lluvia. Debemos tratar de que la ropa sea lo más cómoda, calentita y fácil de quitar posible. De esta forma, si tienes que cambiar un pañal o tu peque necesita usar el baño, lo harás rápido y sin contratiempos. No olvides el gorro (que cubra las orejas), los guantes (que no le impidan mover los dedos) y la bufanda para proteger su garganta. Así como un calzado impermeable que mantenga sus pies calientes.

 153 Visitas Totales de este artículo,  1 Visitas Hoy

Daniel Lamps

Periodista especializado en tecnología y en SEO