Cómo secar una flor

Cómo secar una flor Es la belleza de las [flores] lo que atrae nuestras miradas y capta nuestros corazones.

Internet 28/06/2023 Daniel Lamps

Cómo secar una flor


Es la belleza de las flores lo que atrae nuestras miradas y capta nuestros corazones. Pero, ¿cómo podemos preservar esa belleza más allá de su ciclo natural? ¿Es posible mantener una flor hermosa y vibrante incluso después de su muerte? Hoy, te llevaremos por el camino de la preservación de la belleza de una flor: el proceso de secado de flores. Pero ten en cuenta que este viaje es solo el comienzo, no un destino. Entonces, ¿estás listo para explorar este emocionante universo floral? Bien, ¡empecemos!


Secado de flores entre hojas de libros


Comencemos con una técnica que todos hemos intentado al menos una vez durante la infancia: secar flores entre las hojas de un libro. Puede parecer algo de niños, pero esta sencilla técnica es una forma efectiva de preservar la belleza de una flor. Es un método que requiere paciencia. Coloca la flor cuidadosamente entre dos hojas de papel absorbente y luego ponla entre las páginas de un libro pesado. Deja que el tiempo y la presión hagan su magia. Después de un par de semanas, la flor estará seca y plana, lista para usarse en un marco o como marcador de libros.


Secado de flores al aire libre


Por otro lado, secar flores al aire libre es otra técnica simple y eficaz. Es especialmente útil para flores robustas, que se encuentran en jardines,  como las rosas. El proceso consiste en agrupar las flores y colgarlas boca abajo en un lugar seco, fresco y oscuro. La oscuridad ayuda a preservar el color de las flores. Esta técnica, aunque fácil, puede llevar hasta tres semanas para obtener resultados óptimos.


Secado de flores con glicerina


Si estás buscando preservar la textura y el color de las flores, el secado con glicerina puede ser el método que buscas. Este proceso implica sumergir las flores en una solución de glicerina y agua. La glicerina desplaza el agua en las plantas, permitiendo que las flores se sequen mientras mantienen su forma y color original. El proceso de secado con glicerina puede tomar de días a semanas, dependiendo del tamaño de la flor.


Secado de flores con sal o gel de sílice


El secado de flores con sal o gel de sílice es un método más intensivo, pero vale la pena. La sal o el gel de sílice deshidratan la flor, preservando su forma y color. Para este método, necesitas un recipiente hermético, sal o gel de sílice, y un poco de paciencia. Las flores se entierran en el material deshidratante y luego se sellan en el recipiente. El tiempo requerido varía, pero suele ser de una a dos semanas.


Secado de flores en el horno


Aunque es más raro, el secado de flores en el horno es otra opción. Este proceso puede ser un poco más delicado, ya que el calor del horno puede alterar el color y la textura de las flores. Sin embargo, este método de secado es rápido, a menudo toma solo unas horas. Recuerda, sin embargo, que debes mantener la temperatura baja y vigilar tus flores de cerca para evitar quemarlas.

Ahora que conoces las diferentes técnicas de secado de flores, es tu turno de experimentar y descubrir cuál funciona mejor para ti. Cada una de estas técnicas tiene sus ventajas y sus particularidades, por lo que es importante tener en cuenta el tipo de flor que quieres secar y el resultado final que deseas lograr.

Al final del día, el proceso de secar una flor es más que una técnica. Es un acto de amor, una manera de mantener viva la belleza de una flor mucho después de su tiempo natural. Es un camino que te conecta con la naturaleza y sus ciclos, una invitación a valorar cada momento de belleza y a preservarlo de la mejor manera posible.

Y recuerda, este es solo el comienzo de tu viaje. Hay muchas maneras de utilizar las flores secas, desde decorar tu casa hasta crear hermosas piezas de joyería o elementos para proyectos de manualidades. La belleza de una flor seca puede ser atemporal, una forma de capturar un recuerdo y mantenerlo vivo para siempre.

El arte de secar flores es una técnica valiosa y gratificante que permite extender la vida y la belleza de las flores más allá de su ciclo natural. Ya sea que estés usando las páginas de un viejo libro, un rincón oscuro de tu casa, glicerina, sal o gel de sílice, o incluso tu horno, cada método de secado tiene algo especial que ofrecer.

Entonces, ¿estás listo para embarcarte en esta aventura? ¿Estás listo para explorar la belleza atemporal de las flores secas? Si es así, te invitamos a probar estos métodos y a descubrir por ti mismo el arte y la alegría de secar una flor.