La historia de Lacoste, elegancia y lujo para todos

La historia de Lacoste, elegancia y lujo para todos

 

En el amplio espectro de marcas de ropa que hay en el mercado, existe tan solo un puñado que cuenta con una identidad que sea conocida prácticamente por todo el planeta y que, además, tenga el respaldo de los clientes por su calidad, originalidad y belleza de las prendas.

Lacoste, es una de ellas, ya que tiene más de 80 años de trayectoria, convirtiéndose en un nombre casi familiar, trascendiendo el estilo preppy e instalándose como un elemento básico de la moda urbana.

 

La marca francesa se ha convertido en sinónimo de productos de calidad, con el logotipo del cocodrilo como favorito en muchos closets y armarios.

 

Una breve historia

 

La historia de Lacoste es relativamente corta en comparación con las de otras marcas alrededor del mundo. Sin embargo, no deja de ser interesante como ese pequeño cocodrilo, se ha convertido en un ícono de elegancia, allanando el camino para todos aquellos que deseen aprender cómo generar identidad a través de un logo.

 

Y el hombre al que tenemos que agradecer es René Lacoste. Este francés fue un gran tenista en los años 30, multicampeón de innumerables torneos. Cansado de las limitaciones del tenis de la época y de que la indumentaria que usaban en aquellos tiempos, fuese realmente incómoda, inventó ropa un poco más ligera y adecuada para la práctica de su deporte.

 

Así fue que comenzó la historia de Lacoste y Polo. De la mano de André Gillier, propietario del mayor fabricante francés de prendas de punto de la época, el galo inventó una polera Lacoste o una camisa manga corta para poder jugar de forma más liberal.

 

El algodón fue el material utilizado, ya que el mismo tiene propiedades que le permiten pasar el aire. Además, el aspecto de la textura gustó tanto que, hasta hoy, las polo se siguen viendo con la misma textura. Así fue como comenzó una época de elegancia y funcionalidad.

 

Para el año de 1952, Lacoste había logrado condensar en una sola marca tanto la elegancia, como el estatus y también la practicidad, que una prenda deportiva necesita para poder ser utilizada en la ejecución de alguna disciplina. A tal punto, que no sólo se quedó en el tenis, sino que se replicó el modelo en el golf.

 

Después de esto, el francés amplió sus productos para incluir chaquetas, camisetas y zapatillas deportivas.

 

El famoso logo del cocodrilo

 

Podría decirse que Lacoste fue una de las primeras marcas en presentar un logotipo en el exterior de sus prendas. El cocodrilo se ha utilizado desde la creación en 1933. Se fue actualizando con el tiempo, pero sigue siendo uno de los símbolos más reconocibles en la actualidad.

 

¿Por qué un cocodrilo?

 

Es posible que la gente no sepa por qué esta marca tiene un cocodrilo verde en su logotipo. Pero para aquellos que conocen las tendencias de la moda, ésta es una representación icónica de lo que Lacoste quiere dar a conocer con sus productos: alta calidad, estilo y estatus.

 

Se dice que en 1923, René vio un maletín de piel de cocodrilo en un escaparate de Boston que quería, entonces creó una apuesta con su entrenador de tenis, si ganaba un partido más tarde esa noche, lo recibiría.

 

Lamentablemente, perdió el partido, pero eso no impidió que un reportero estadounidense le diera el apodo de “El caimán”. Cuando regresó a Francia, este apodo fue mutando hasta convertirse en “El Cocodrilo”

 

Por todos estos motivos, es que Lacoste se ha erigido en el tiempo como una marca icónica en el mundo de la moda, produciendo gran parte del glamour que hombres y mujeres han portado por más de 80 años, siempre con alta calidad y belleza. Lacoste Chile ha acompañado a aquellos con buen gusto y sofisticación desde hace más de 20 años.

 

 177 Visitas Totales de este artículo,  1 Visitas Hoy