Música, refugio y contención: algunas alternativas para tranquilizar a nuestras mascotas en sus momentos difíciles

Música, refugio y contención: algunas alternativas para tranquilizar a nuestras mascotas en sus momentos difíciles

 

Para todas aquellas situaciones en donde necesites decirle a tu gato o perro: no te preocupes, tranquilo, que todo va estar bien, ya va a pasar.

Para esos momentos es que vamos a hablar sobre algunos métodos para tranquilizar a nuestros queridos amigos cuando sea que lo necesiten, ya sea porque haya acontecido alguna cosa que los haya alterado, generen alguna mala conducta en cuanto a su comida para perros, o vivan situaciones que pueden ser cotidianas y, al mismo tiempo, causarles frustración.

Todos ya a esta altura sabemos cómo son nuestras mascotas, por sobre todas las cosas del mundo aman tener su rutina. Y, cuando algo se aleja aunque sea un mínimo de ella, ellos se sienten frustrados, y no saben cómo reaccionar.

Para todas estas situaciones tenemos algunas recomendaciones o pasos a seguir. Hay básicamente dos formas de actuar o de tomar partido cuando se nos presentan este tipo de situaciones.

La primera es preparando el momento cuando ya sabemos que pueden llegar a estresarse por alguna cosa en específico, cuando por ejemplo vives en alguna zona o región donde son habituales fenómenos climáticos, como los terremotos, o los huracanes.

O también cuando vives en un lugar donde el ajetreo o la contaminación sonora es asidua, o si por ejemplo pasean a otras mascotas cerca y se alteran, cuando son las fiestas de año nuevo o navidad, donde pueden llegar a haber fuegos artificiales, etc. Incluso si en nuestra casa recibimos muchas visitas, o viven en lugares muy concurridos.

Este proceso implica que no lo premiamos con alimentos para perros, ni tampoco que le demos compensación alguna. La idea es que el animal se adapte, y no atosigarlos, no acosarlos, que ellos sientan que no los estamos molestando.

Una de las opciones mejor rankeadas por los especialistas es la de la habituación. Cómo habituar a nuestros perros y gatos a las situaciones que le generan estrés, para que se acostumbren a esos momentos y le resulten habituales.

La música, por otro lado, es una de las opciones más elegidas a la hora de pensar en tranquilizar a nuestras mascotas. Hay ciertos tipos de música que pueden no afectarles para nada, hay estilos que pueden incluso estresarlos más, como la electrónica, o el rock pesado. Mientras que la música clásica o el reggae sí que logran tranquilizarlos. Por eso la importancia de saber bien cómo pueden llegar a reaccionar.

Otro aspecto a tener en cuenta, que a veces pasamos desapercibido y que realmente resulta fundamental en la vida nuestros gatos y perros, y se trata del mito de dejarles comida a nuestras mascotas en grandes cantidades, o el comedero lleno de comida, y dejarlos comer a libre albedrío, como si ellos pudiesen autorregularse.

La realidad es que tanto los perros como los gatos, no tienen por qué tener la comida en frente durante todo el día. Es algo que incluso les resulta nocivo.

Esto se ha oído en muchos lugares, y mismo a veces desde algunos profesionales. Lo que sucede en este caso es que todas las personas que difunden o comparten estas ideas, no es que lo hagan de maldad, sino que se han quedado en otras corrientes de las ciencias veterinarias hoy en día vetustas y desactualizadas.

La base de estas creencias, es que los perros y gatos cuando viven en libertad suelen comer cada poco tiempo, porque tienen que estar en constante movimiento para conseguir su comida. Depende de su esfuerzo y también de la suerte. Pero la actividad física que deben realizar para lograr alimentarse les requiere un gasto de calorías, y todos los mismos beneficios que trae el hacer ejercicio.

Por supuesto que no es lo mismo tampoco el tipo de alimento que consumen, ya que los alimentos balanceados como master dog por nombrar alguna, vienen muy reforzados.

Esto implica que, no sólo no se están alimentando poco, sino que se están alimentando bien, con un alimento que tiene incluidas las proteínas y demás que se supone y está estudiado que serán necesarias para el crecimiento de nuestras mascotas, ya sea master dog cachorro, o alguna otra marca similar.

Otra cuestión muy importante es no alimentar a nuestros perros y gatos cuando ellos lo demanden, por ejemplo, que estés en el sillón sentado o sentada, y que él o ella vengan y se nos ponga a llorar. Entonces nosotros nos levantamos y les damos de comer.

Esto sólo hará que se genere una relación del estilo dependiente, donde el animal ya va a saber qué tiene que ser, cuáles son los botones que tiene que pulsar en tu cabeza, para que te levantes y le eches algo de comida o master dog adulto, en el caso de que lo sea. Y lo va a repetir una y otra y otra vez, y se va a volver un perro o gato muy dependiente.

Otra cosa que puede suceder, es que venga alguna visita a quedarse con nosotros, y eso es algo que nuestras mascotas no están preparadas para afrontar, y encima, aquí viene la gran impotencia que sentimos, ya que no podemos sentarnos a explicarles nada. Debemos transmitirlo mediante nuestros actos.

Hay que evitar, en primer lugar, molestarlos o pelearlos, aunque sea en chiste. También se recomienda indicar a las visitas que ellas tampoco lo hagan. Otra cuestión fundamental es armarles un espacio seguro, donde puedan refugiarse en los momentos donde se sientan incómodos.

Este lugar debe estar lo más alejado posible de donde esté sucediendo el hecho que lo estresa, del estruendo, del ruido, de la situación que les provoca estrés. Si, por ejemplo, ellos suelen tener su camita en el living, y las visitas van a estar allí, lo mejor es llevar su camita a otro lado, un lugar tranquilo y con luz baja, donde puedan acurrucarse. Incluso se recomienda ponerles alguna manta o almohadón para que se sientan más contenidos y puedan esconderse, si así lo quisieran.

 32 Visitas Totales de este artículo,  1 Visitas Hoy