Salario mínimo mensual en América Latina en 2022-2023

El término salario mínimo hace referencia al valor remunerativo más bajo que una empresa o empleador puede pagar, legalmente, a un empleado por su fuerza de trabajo, siendo, en teoría, el precio mínimo debajo del que un trabajador no puede vender su labor.

Estadísticas 06/02/2024 Josefina Ceccini Josefina Ceccini
banco-central-de-chile
Evolución del salario mínimo mensual en América Latina en 2022-2023

Evolución del salario mínimo mensual en América Latina en 2022-2023

El bienio 2022-2023 fue muy desafiante en el apartado económico para la mayoría de los países de Latinoamérica, ya que algunos de los principales protagonistas fueron la inflación elevada y las altas tasas de interés. Pero a esto, hay que sumar también los vaivenes de la guerra entre Rusia y Ucrania, que han afectado al panorama económico mundial y la presencia de un dólar fuerte en la región.

El término salario mínimo hace referencia al valor remunerativo más bajo que una empresa o empleador puede pagar, legalmente, a un empleado por su fuerza de trabajo, siendo, en teoría, el precio mínimo debajo del que un trabajador no puede vender su labor.

Cada año, muchos países realizan aumentos en los salarios mínimos vigentes, sin embargo, las realidades de cada territorio son diferentes y las cifras monetarias no son tanto una comparación como sí podría serlo el índice de calidad de vida. A esto hay que sumarle, además, que Latinoamérica es una de las regiones con mayor crecimiento del empleo irregular, favoreciendo la precariedad laboral.

El problema de la inflación

A partir del 2022, volvió a resonar con fuerza en muchas economías latinoamericanas, una palabra que parecía que varios países habían olvidado: inflación. Uno de los principales motivos por los que los aumentos en los sueldos mínimos de América Latina no produjeron grandes mejoras en las condiciones de vida, fue por la subida de precios.

Esto terminó generando que el salario real (es decir, descontando la inflación, lo que mostraría el verdadero poder adquisitivo de los trabajadores) se viera considerablemente perjudicado por el endurecimiento de las condiciones financieras.

Los casos particulares

Argentina

En Argentina se especuló con aumentos constantes durante los primeros meses del 2023 en el Salario Mínimo Vital y Móvil, para tratar de combatir a la inflación, aunque en el país hay una relación particular con la divisa estadounidense, ya que hay un valor dólar regulado por el Banco Central argentino, un valor de dólar “ahorro” o “turista”, con un recargo del 60%, y un dólar “blue” desregulado, que se maneja en el mercado negro, movido por especulaciones y que es uno de los principales motivos del movimiento ascendente de los precios.

El aumento del salario mínimo de diciembre último en Argentina pasó a 156.000 pesos, lo que convertido a dólares equivale US$ 152,19 en su versión “blue”, muy por debajo de los salarios mínimos mejores pagos de la región. Hace poco ganó allí las elecciones presidenciales Javier Milei, que prometió muchas modificaciones en el plano económico a largo plazo, por lo que aún no se ha informado cómo variará el salario mínimo en los próximos meses.

Venezuela

El país gobernado por Nicolás Maduro está en uno de los procesos de crisis económica más largo de los últimos tiempos, y el proceso inflacionario ha disparado la canasta básica familiar. Entre enero y noviembre pasados, el estado caribeño acumuló una inflación de 182,9%, aunque con una disminución en los meses de octubre y noviembre. La tendencia parece indicar que Venezuela cerrará su año por debajo de los 200% de inflación, pero con un salario mínimo de 130 bolívares, que equivalen a, aproximadamente, US$ 4.

Considerando que la canasta básica en el país costaba US$ 493 para noviembre, implicaba que se necesitarían 148 salarios mínimos para poder costearla. El gobierno de Maduro ha establecido diferentes medidas para paliar la crisis, como el bono cestaticket, que otorga 1.000 bolívares a cada trabajador de tiempo completo, de administración pública, jubilado o pensionado; y el bono contra la guerra económica, de 750 bolívares.

Colombia

Colombia viene teniendo una de las devaluaciones más importantes de los últimos años, lo que desencadenó en negociaciones con gremios y sindicatos para llegar a un aumento salarial de impacto para el ciclo 2023. Y así, este se fue de 1.000.000 de pesos colombianos a 1.160.000, para terminar el año en 1.300.000.

Pasado a dólares, el salario mínimo colombiano está, en este momento, en US$335. Además, el gobierno de Gustavo Petro, autorizó un subsidio de transporte de $ 162.000, aplicable para aquellos trabajadores que ganen menos de dos salarios mínimos por mes.

Brasil

El salario mínimo en Brasil está en el valor de R$ 1.412, significando un aumento del 6,8% en relación a los valores anteriores de R$ 1.320, establecido por su relación con la inflación (3,85%). En comparación con el dólar, estaríamos hablando de un sueldo de US$ 291. El Departamento Intersindical de Estadística y Estudios Socioeconómicos calcula que este beneficio impactará en la billetera de casi 60 millones de trabajadores y se traducirá en un aumento del gasto público debido a la mejora en los ingresos por impuestos.

Chile

Con el objetivo de alcanzar un salario mínimo de 500.000 pesos, el gobierno del presidente Boric estableció una ley de alza gradual de los sueldos. En mayo se incrementó el mismo hasta los 440.000 y en septiembre, se estableció el piso actual, 460.000. Si el Índice de Precios al Consumidor (IPC) del 2023, finalmente, supera el 6%, entonces, los salarios mínimos aumentarían, obligatoriamente, otros 10.000 pesos más, llevando la cifra a $470.000, aunque, de momento, esto no ha sucedido (a noviembre de 2023, el IPC era de 4,5%).

Costa Rica

El salario mínimo en Costa Rica es de 358.609 colones, es decir US$ 688 dólares, convirtiéndose en el sueldo más alto de la región. Este es el que perciben trabajadores de ocupación no calificada, y a pesar de ser el salario mejor pago de la región, no implica que quienes lo perciban tengan una vida acomodada debido a los costes diarios.

Uruguay

El país comandado por Luis Lacalle Pou informó que el salario mínimo se incrementó un 1,2% en relación a la inflación, a pesar de haber sufrido una gran sequía en 2023. De hecho, comenzarán el ciclo 2024 con un salario mínimo que aumentará un 5,5%, pasando de los 21.107 pesos uruguayos a 22.268 de la misma divisa (lo que sería un aumento de 540 a 569 dólares), estableciéndose como uno de los 3 países con el salario mínimo más alto de América Latina.